Un panorama centrado en el Sacerdocio de Cristo

1461 visitas

ESPIRITUALIDAD DE LA CRUZ

La espiritualidad es, en general, el modo de concebir y de recorrer el camino que lleva al hombre hacia Dios. Pero ahora el hombre está tan alejado que requiere ser atendido de una manera nueva, que lo toque en sus circunstancias concretas y en su situación real. Por ello, Paul Ricoeur, decía hace algunos años en relación al porvenir de las espiritualidades: “Podrán sobrevivir sólo las espiritualidades que se toman la responsabilidad del hombre, que dan un valor a la existencia material, al mundo técnico, en modo general a la historia. Deberían morir las espiritualidades de evasión, las espiritualidades dualistas… En sentido general, yo pienso –decía el autor- que las formas de espiritualidad que no asumen la dimensión histórica del hombre deberán sucumbir bajo la presión de la civilización técnica.”

Una sana espiritualidad supondrá la superación de los dualismos. Cuando se habla de dualismos se entiende, toda separación de aspectos existenciales que no tendríamos por qué escindir, como por ejemplo: culto y vida; fe y obras; interioridad y empeño social; oración y trabajo; unión con Dios y comunión eclesial; Dios y el hombre. Lo importante es “integrar”, hacer ver los nexos intrínsecos que se dan en la entrega a Dios y el compromiso en el mundo, lo vertical y horizontal de la cruz que vivió inseparablemente Jesús, nuestro Sumo Sacerdote y Mediador (cf. 1Tim 2,5). 

A estos primeros acercamientos podemos añadir otro muy importante para nuestro continente latinoamericano, y es el carácter “liberador” de la espiritualidad cristiana, ya que nuestro vivir de creyentes se desarrolla en el contexto de “injusticia institucionalizada” (pecado social) que Medellín, Puebla y Aparecida, y los Papas Juan Pablo II y Francisco, de manera especial y particular, nos recuerdan con tanto apremio. En esta perspectiva no puede faltar el elemento de conversión al oprimido, ni la celebración histórica del misterio pascual en su dramatismo de cruz y en su esperanza de gloria.

En esta perspectiva te presentamos la riqueza particular de la ESPIRITUALIDAD DE LA CRUZ, que no sólo llena estos presupuestos, sino que ofrece un panorama evangélico y central en la contemplación del SACERDOCIO DE CRISTO que es como la columna vertebral de su entrega al Padre y a la humanidad.

En el próximo verano te ofrecemos conocer y ahondar los EJES CENTRALES DE ESTA MARAVILLOSA ESPIRITUALIDAD en el Taller de Espiritualidad de la Cruz.

P. Manolo Rubín de Celis M.Sp.S

Comentar

¡Hola! ¿En qué podemos ayudarte?
Powered by